Sobre la psicoterapia

La psicoterapia es un proceso de cambio de actitudes, pensamientos y conductas. Aunque antes se consideraba que la terapia era para “locos” o “gente enferma”, ahora cada vez más personas están conscientes de que la psicoterapia puede ser útil para cualquier persona que enfrente alguna dificultad en su vida o que simplemente desee conocerse mejor y desarrollar su potencial.

Para que una psicoterapia sea exitosa se requiere:
*Que la persona asista por su propia voluntad a terapia. Aunque hay excepciones, por lo general, no hay un buen pronóstico cuando la persona asiste por obligación al psicóloga. Si alguien considera que no necesita ayuda, es muy difícil que acepte recibirla.
*Apertura al cambio. Aunque hay personas que recurren al psicólogo sólo para desahogarse; la terapia no debe reducirse a platicar, debe buscar un cambio.
*Compromiso con la psicoterapia. Cuando la persona verdaderamente busca un cambio, es consciente de que lograrlo implica realizar ciertos esfuerzos en su vida diaria. El ir a consulta es de lo más sencillo, el reto es aplicar lo aprendido en la vida diaria.
*Establecer objectivos claros para el proceso de psicoterapia

Para elegir un terapeuta….
Es importante que la persona tenga cierta noción de lo que desea lograr en la psicoterapia. Existen diferentes tipos de psicoterapias y modalidades de trabajo. Algunas se centran en la introspección, otras se orientan al cambio conductual; algunas enfatizan el pasado, otras prefieren limitarse al presente; etc.
Aunque todos los tipos de psicoterapia buscan el bien del paciente, no todas tienen la misma visión sobre cómo llegar a ese objetivo. Es válido cuando vamos por primera vez al psicólogo el hacer preguntas que nos permitan entender qué es lo que la psicoterapia pretende para poder ver si coincide con lo que buscamos. Cuando el enfoque terapéutico del psicólogo no coincide con lo que buscamos, el proceso se puede volver frustrante porque la psicoterapia llevará una dirección diferente a lo que esperábamos.

Leave a Reply